Miel


Las mieles de Tenerife son un producto singular y específico, gracias a lo particular de la flora de la isla, llena de endemismos, que dan lugar a sabores exclusivos, imposibles de encontrar en otras partes del mundo.

La cultura apícola de los agricultores tinerfeños, conservada desde hace más de 500 años y basada en colmenares de pequeñas dimensiones y métodos de elaboración artesanal, dan lugar a un sistema de producción tradicional y natural, creando así, unas mieles excelentes, que se han mantenido hasta nuestros días.

Esta perfecta combinación de costumbre y arraigo popular, mezclado con el aroma y el sabor de nuestros paisajes, hacen de las mieles de Tenerife un producto único en el mundo.

Son mieles exquisitas, tanto en su variedad monofloral como multiflorales. Podemos destacar, por su originalidad y sabor, las de Tajinaste, de Retama del Teide, de Aguacate, de Castaño, o las multiflorares de Costa, Monte o Cumbre.

Con la intención de garantizar la calidad de estas mieles y apoyar y desarrollar el sector apícola en la isla, en 1996 se crea la Casa de la Miel de Tenerife, iniciativa auspiciada por el Cabildo Insular de Tenerife, que pretende impulsar este sector, en contacto directo con los apicultores y garantizando tanto el origen como la calidad de las mieles, fomentando, además, su conocimiento y promoción.


Ver marcas/variedades


Ver productores